Feeds RSS
Feeds RSS

miércoles, 18 de marzo de 2009

Estrellando huevos


Como siempre llegué del super cargada de bolsas. La silla de Laura recordaba a los antiguos feriantes, cargados de fardos.

Fui descargando las cosas sobre la mesa de la cocina, guardando bolsas, lechugas, yogures y un larguísimo etc en su sitio. No recuerdo en qué momento fue, sonó el teléfono. ¡Otra vez!, que si quiero contratar un seguro de vida, que si tiene un montón de ventajas, que si pruébalo gratis durante 3 meses y luego si no te acuerdas de darlo de baja ya te pasaremos el recibo, etc. Que no, que no me interesa nada de lo que me ofrezcan sin yo pedirlo. Odio la publicidad “invasiva”. En fin, cuelgo el teléfono y sigo con lo mío, hasta que consigo tenerlo todo en su sitio.

¿Todo? ¿He dicho “todo”? Faltaba “media docena de huevos” y sospechosamente ¡Laura!

Y allí estaba la “chicho terremoto”, en su habitación, estrellando huevos, tan tranquila y silenciosamente. Empapada de huevo hasta las cejas, la levanté del suelo y cuando la tenía a mi altura le dije aquello de: “te voy a freir en la paellera”. Menos mal que recapacité y sólo la metí de cabeza en la bañera, con todo incluido.

Creo recordar que la yema de huevo es buena para el pelo y para la piel, pero nunca he oído hablar de sus efectos en el parquet…y menos mal, que las paredes, esta vez, se han librado.

Y por cierto, la próxima vez que me llamen ofreciéndome un seguro de vida, quizás me lo piense.

5 comentarios:

Nuria dijo...

Será mejor que hagas un seguro de Casa que incluya desperfectos infantiles...
La niña y apaunta maneras eh!! asi q prepárate jeje

MARIETA dijo...

Ja ja ja... Es que mira que dejarle a la nena los huevos cerca.... Menos mal que no los estrelló contra la pared... EEEEe, es que dejan marca. No eres la única a la que se le despista el descendiente. No dieron las manchas. Hubo que pintar de nuevo....

Titajú dijo...

Si llegan a ser mis hijas, a estas horas estarían viviendo con los abuelos de por vida.
Angelitosssssss

Laxari dijo...

Me hace recordar a Dani y Celia cuando tenían la edad de Laura e íbamos a casa de la bisabuela, cada vez que estaban callados... una vez fueron casi cuatro docenas(las que nos tenía preparadiñas la abuela para traer para toda la semana) de unos estupendísimos huevos caseros en pleno invierno(cuando cuestan un huevo, valga la redundancia) que escacharon los niñitos. Para matarrrlossss!!!!

Virtu dijo...

Marieta, nadie ha dicho que se los haya dejado a mano, pero no sabes que facilidad pasmosa tiene mi hija de escalar a los sitios más insospechados...

Ju, Adri de pequeño me pintó el suelo con ceras y cuando vi el desperfecto le dije: ahora lo vas a limpiar con la lengua.... Cuando fui a por la fregona y volví lo pillé de rodillas pasando la lengua por todo el suelo. Cuando mi madre se enteró casi me deshereda...

Laxari, cuatro docenas hacían muchas tortillas...Qué haría Laura con 4 docenas? No quiero ni pensarlo